3 sumilleres con 6 champanes

3 SOMMS

Por primera vez juntamos a 3 sumilleres aragoneses para deleitarnos con un paseo por la Champaña sin precedentes.

Guillermo Cruz, sumiller de Mugaritz (Rentería), Advanced WSET, Escuela española de Cata, 3º clasificado en concurso de sumilleres de España, campeón de concurso Wine&Win, asesor de otros proyectos vitivinicolas y un enamorado de los vinos con alma.

Manu Jimenez, F & B manager y sumiller en La Vida Tapas (Noruega), Escuela Española de Cata, gran comunicador de La Papila Crítica, asesor de Crianza Vinimport y un loco por los vinos franceses, raptado por los noruegos como resultado de la fuga de cerebros de este pais.

Fernando Mora, sumiller y winemaker, Advanced WSET, campeon del concurso Wine &Win y mejor sumiller de Cava de Aragón y Navarra, creador de Latidos de Vino, Frontonio y otros vinos aragoneses, exportador con su proyecto The Garage Wine y un freaky vitivinicola.

Descubriremos la región vitivinícola más  famosa del mundo, conociendo 6 grandes champanes de distintas  zonas, variedades y  elaboraciónes.
—————————————————-

Pascal Doquet: Pequeño productor de la Côte de Blancs obsesionado con la búsqueda constante de la máxima expresión de su terroir y de sus cepas viejas de Chardonnay…Philipponat: el extremo oxidativo en la elaboración de sus espumosos apasiona a este productor de Mareuil-Sur-Ay. Dosage Zero para mostrar el alma sin maquillajes.Andrée Clouet Rosé: Vigneron del Pueblo de Bouzy,calificado como Grand Cru que elabora este rosado a base de Pinot Noir al máximo exponente en un deseo sabroso y contundente.

Cedric Mousse et Fils: Elaborador de la zona del Vallée de la Marne abanderado por su variedad Pinot Meunier y invitando a una reflexión…supuestamente la Pinot Meunier es la variedad más rústica de champagne, entonces…¿cómo de algo tán rústico puede crearse algo tan elegante?

 
Henri Abele Soirees Parisiennes Millesime: 250 años de tradicion comprimidos en la versión más  clásica de un millesime procedente de Crus de Montagne de Reims y la Cote des Blancs. Un clasico obligatorio, de una de las grandes maisons para entender la finura y complejidad del autentico sabor de la Belle Epoque.
 
Louis Roederer Cristal: La Leyenda embotellada. El Champagne de los zares. EL lujo de la maxima calidad, continente y contenido, seleccion maxima de Grand Crus, frescura y clasicismo. La perfecta efervescencia, de obligado cumplimiento para los que alguna vez hayan sido amantes del vino.
—————————————————-
Si quieres asistir, reserva tu plaza lo antes posible.Lugar: Palafox
Dia: 17 Diciembre
Hora: 20:30
Precio: 55€
Forma de pago:  SOLO DESPUÉS DE CONFIRMAR LA PLAZA te indicaremos como llevarlo a cabo.

SOLICITUD DE RESERVA: lapapilacritica@lapapilacritica.com

 
 

Flores comestibles y vinos de primavera en Aragón Radio con Jorge Trigo. Presentación de la actividad.

Este viernes inauguramos nuevo espacio para el aula Muy Interesante. A partir de ahora nos ubicaremos  en el hotel Palafox *****

Para la inauguración del espacio hemos decidido echar la casa por la ventana y preparar una experiencia para acercarnos a la primavera a través de todos los sentidos.

flores en la mesa

Veremos, oleremos, tocaremos y finalmente nos comeremos una amplia variedad de flores presentadas por Laura Carrera de Flores en la mesa, sin duda, la mayor experta en esta lides. Hemos seleccionado cinco vinos (y alguna sorpresa), recien salidos al mercado, en su apogeo de esplendor y potencia y con unas variedades de uva que nos aportaran toques florales que facilmente encontraremos gracias a la primera parte del aula. 

Flores en la mesa de Laura Carrera

El precio para profesionales y asociados es de 15€ (si tienes dudas de si puedes acceder a este precio envíanos un correo a lapapilacritica@lapapilacritica.com). Para el resto del público 25€

Puedes informarte y reservar con tarjeta de crédito aqui y si prefieres transferencia o efectivo este es tu enlace

Para que no te canses de leer colgamos este audio en el que Manu Jiménez nos habla del apasionante mundo de las flores comestibles y los vinos de primavera dándonos un anticipo de la actividad del viernes.

Francia. El origen del vino

Vinos de Francia de guia-vino.comEste viernes os presentamos un nuevo Aula formativa de la mano de la revista Muy Interesante. En esta nueva entrega nos  centramos en el origen del vino, Francia.

 Hoy en dia tenemos a nuestra disposicion vinos de variedades y procedencias desconocidas desde 5 euros hasta lo que estemos dispuestos a pagar, pero en nuestra busqueda de las raices, de los porqués de las cosas, de la esencia, no tenemos más remedio que mirar al origen. Probamos muchos cabernet sauvignon de nuestra regiÓn pero, de donde es originaria y cual es su máxima expresión?

Nuestro objetivo como siempre será, de manera concisa y accesible para todos los publicos , sentar bases firmes en el conocimiento del vino francés, clasificaciones, variedades y zonas, a fin de poder enfrentarse con garantías a una carta de vinos gala y al tiempo reconocer la identidad real y genuína de las variedades clásicas en origen.

El viaje comenzara en el Loira catando una Chenin blanc de Savennières-Roche aux Moins y una Sauvignon Blanc de Pouilly-Fume. Dejaremos la ligereza y la acidez del Loira para descubrir la Chardonnay borgoñona de la mano del Domaine Combier de Pouilly-Fuissé, la opulencia del estilo no dejará a nadie indiferente, descubriendo tambien una región menos conocida de Borgoña, el Mâconnais. Acabaremos la tanda de blancos con una Gewurztraminer alsaciana de Andre Scherer que nos presentara la verdadera identidad de la variedad aromática por antonomasia.

La tanda de los tintos tampoco defraudará. Cataremos las cuatro grandes zonas de tintos, comenzando por la Cabernet Franc de Saumur-Champigny, para pasar a un Burdeos donde veremos una merlot sobre un esqueleto de cabernets que nos hablará del estilo de la orilla derecha de la mayor region productora del mundo. De este a oeste, llegaremos al valle del Ródano para intentar comprender la Syrah, como no, en su máxima expresión, un Crozes-Hermitage Les Pierrelles. Y dejaremos para el final una autentica joya, de uno de los crús mas afamados de la Côte D’Or, cataremos el Chambolle Musigny de Heresztyn, un gran elaborador de la zona, máxima expresión de la Pinot Noir en su versión más sutil y femenina, sensacional.

Un viaje de dos horas por el pais vecino sin salir de Zaragoza, y el pasaporte para seguir adelante en el mundo de los vinos internacionales.

Á tout!

Información completa en lapapilacritica@lapapilacritica.com 

Reservas en www.lapapilacritica.es

Taller de gin&tonic en Café Centrick. Viernes 9

Todavía estás a tiempo de reservar tu plaza para el taller de gin&tonic de este viernes.

Será a las 20,30h en el céntrico café Centrick, tomaremos tres ginebras diferentes, una de tipo “wet”, otra “dry” y otra aromática con sendas elaboraciones  en base a sus particularidades. Además tendremos alguna sorpresa.

Te dejamos un video para que veas el formato del taller

 

 Puedes reservar en Café Centrick en calle Arquitecto Magdalena o directamente en nuestra web de compras

 

El precio es de 20€ para los no socios y 18€ para los socios.

III taller de gintonic en Café bar Tocata

Como viene siendo habitual desde hace algunos meses, La Papila Critica volvió el pasado jueves a Tocata de la mano de Noches de Gin&Tonics.

La dinámica fue la cotidiana, una pequeña puesta a punto de nuestros conocimientos en torno a la ginebra, la tónica y la bebida larga de moda.

En esta ocasión,ademas, hicimos un pequeño experimento, hablando ya de las guarniciones, sus posibilidades y recomendaciones. Probamos cinco de las mas de 4500 variedades de manzanas que existen demostrando que no todo vale, que no es tan simple como decir que a esta o a aquella ginebra le va bien la manzana, sino que tendremos que elegir la adecuada en función del objetivo que persigamos.

En cuanto a la degustación, en la que, como ya sabéis, cada asistente crea sus propias copas, catamos cuatro ginebras muy diferentes. Empezamos con Zuidam, una ginebra paradójica, una ginebra holandesa de corte London Dry para preparar un gintonic clásico. Continuamos con Larios 12, una ginebra que nos encanta y con la que preparamos un combinado con Kumquat y un par de golpes de angostura de naranja. Una copa que ha supuesto un autentico descubrimiento y reafirma la versatilidad de esta gin made in Spain.

Después de Holanda y España llegamos a Francia con la elegante Citadelle. Para contribuir a percibir mejor la complejidad de sus 21 botánicos, apostamos por la canela acompañada de un twis de naranja para matizar sus toques cítricos. Y finalmente acabamos nuestro viaje en Escocia, vertiendo sobre nuestras copas Caorunn, que intenta exprimir toda la esencia de los botanicos escoceses mediante el uso de brezo y diente de león entre ellos.

Para el Caorunn&tonic maceramos la ginebra con flor de brezo, diente de león y manzanilla flor, potenciando así sus aromas de monte bajo, de tisana, y rematamos la copa con unos gajos de manzana de red chif emulando la variedad roja Coul Blush con la que esta ginebra se elabora.

Ademas de las copas, las risas y la fantástica compañía, los asistentes se llevaron esta vez un magnifico regalo para los “gin adictos”, una autentica varilla torneada de Martin Millers para realizar el servicio perfecto en sus casas también.

Por cierto, estuvo la tele

No os perdáis la próxima el  día 16 de febrero!

Gaitas gastronómicas

Desde hace ya algunos años, ciertas palabras, o al menos nuevas acepciones, han sobrevenido nuestro vocabulario familiar. Términos de nuestro idioma como reducción, baja temperatura, deconstrucción, texturas, farsa, brisa, velo… O adaptaciones de otros idiomas como bouquet, carpaccio, crudité, tataki, etc., complementan, en muchas ocasiones mal escritas o mal pronunciadas, las sugerencias de camareros y maîtres. La visión de estas palabras durante el íntimo ritual de la lectura de una carta gastronómica viene poniendo en funcionamiento ciertos mecanismos automáticos absolutamente imposibles de inhibir.

Este proceso espontáneo tiene que ver con un aumento subjetivo de las expectativas de resultado que vamos a proyectar sobre la comida que vamos a disfrutar. Así, cuando nuestro cerebro lee ensalada ilustrada no activamos este mecanismo, y es por ello que el plato nunca podrá abocar en un fracaso radical. Sin embargo, cuando nuestro cerebro percibe bouquet de lechuguitas sobre láminas de queso de cabra altoaragonés en confitura de frutillos del bosque, y caramelo de miel de eucalipto… cuidado. Nuestro cerebro comienza a funcionar. Primero comenzamos a salivar con una frecuencia y cantidad desmesurada. Segundo, nuestro cerebro nos obliga a proferir una frase automatizada a nuestros compañeros de mesa, “Uhmmm, Tiene buena pinta, ¿eh?”, creemos que lo decimos porque queremos, pero no, craso error, es todo parte del mecanismo en cuestión. Y tercero, nuestro cerebro aumenta inexorablemente los umbrales de la satisfacción hasta límites muy superiores de los que disponíamos horas antes mientras comíamos en casa de nuestra madre, eso ya no es suficiente. En algunos individuos este mecanismo solo actúa como un sensor de pijez (permítaseme la expresión) y esnobismo desenfrenado que desemboca en una histriónica negativa a la ingesta de cualquier producto que apareciera en la susodicha carta.

En ciertos casos lo prolífico del verbo utilizado por el cocinero solo consigue que la propuesta sea automáticamente declinada por los clientes que se muestran más escépticos a admitir ciertos cambios en sus hábitos gastronómicos

El hecho es que estas palabras, y muchas otras, algunas utilizadas en sus acepciones naturales, y otras empleadas como audaces metáforas culinarias, no son más que un intento de traducir el cuidado y la sofisticación con la que se ha creado un plato, su etiqueta, su nombre, su carta de presentación. Al fin y al cabo toda esa dedicación, el cariño, se quedará entre el cocinero y el plato si este no es lo suficientemente sugerente como para ser elegido por el comensal. Cierto es que, en muchas ocasiones, son solo adornos y ornamentaciones lingüísticas que no se refrendan en el plato, pero demos un voto de confianza a nuestros cocineros, y no perdamos tiempo en aquellos que realmente son mejores poetas que chefs.

Pero entonces, ¿son estas palabras el prólogo de un gran ágape? No necesariamente. ¿Significa la ausencia de éstos términos la antesala de una cena pobre y mísera? En absoluto. Lamentablemente, algunos cocineros se han centrado en desarrollar platos centrados en esos neologismos sobre los que versan estas líneas, en detrimento de un factor que sí que es fundamental, y condición sine qua non, para dar con una receta de éxito: el producto.

Hace algunos días, con un par de amigos, compramos solomillo de ternera y recogimos unas cebollas tiernas del huerto de uno de ellos. Los productos solo hicieron una parada en su ruta hasta nuestros estómagos, un breve viaje sobre unas brasas de roble, y el pobre acompañamiento de unos granos de sal, y en el caso de las cebollas algo de aceite y vinagre. Sin deconstrucciones ni gaitas. Buena carne, unas cebollas impresionantes y, por qué no decirlo, un tinto reserva del país, crearon un resultado que literalmente no sabíamos cómo definir. Y la cuestión es que la verdadera clave de que un plato tenga éxito o no es que la materia prima sea lo suficientemente genuina, fresca, natural, como para que cualquiera perciba su verdadera calidad.

Cuando nos sentamos en una mesa y nos disponemos a comer debemos diferenciar entre dos posibilidades, dos perspectivas dicotómicas de un mismo hecho que no pueden coexistir para que tengamos la capacidad de emitir un juicio racional sobre una propuesta gastronómica. Podemos comer, alimentarnos por necesidad, sin buscar extras ni ningún esfuerzo que no vaya encaminado a saciarnos. O podemos sentarnos a la mesa, porque tenemos la suerte de disponer del suficiente tiempo libre y la suficiente capacidad adquisitiva como para disfrutar de una velada en compañía en el restaurante que deseamos y pagando lo que nos interese. En ese caso, si tenemos claro que nos disponemos a disfrutar, a experimentar, a ponernos en las manos de profesionales, es cuando hacemos responsables a esos profesionales de nuestro placer, y es por tanto cuando sí tenemos la obligación de atender a todos esos matices, que en principio aquella ensalada ilustrada no nos va a aportar.

Es entonces cuando del humus con anchoas, helado de pimientos asados y salsa romescu (que pude probar en uno de los restaurantes más aconsejables de esta ciudad), no atendemos solo a que el helado sea un descubrimiento para el cerebro y el paladar, sino también a que la anchoa cumpla y sobrepase a la perfección todos los parámetros que se le deben exigir, que el humus presentado en un cuadrado perfecto sea un regalo para la vista flanqueado por una lágrima de romescu, y que la sensación global al introducirnos todos los elementos en la boca sea armónica y en resumen, plenamente placentera. Es entonces cuando damos el visto bueno a deconstrucciones y gaitas.

Manu Jiménez

2ª noche de gintonic en Tocata

Ya habíamos avisado que la noche iba a prometer.

Fueron cinco ginebras y cuatro tónicas. Elegimos una ginerbra floral, Bloom. Una ginebra especiada y tremendamente original, Whitley Neil.  Y tres ginebras patrias: Bahía, Marianna y  Gin Self.

Recien llegada de Donosti la Gin Bahía viene recomendada por Arzak. Una ginebra con base cítrica apoyada en las variedades de naranja.

La Mariana es una ginebra de reciente edición y de producción íntegramente catalana. De hecho en Cataluña con la compra de esta ginebra regalan una botella de tónica catalana.

De Gin Self podemos decir que es la que más opciones nos da para mezclar y sin duda fue la que más gustó en la noche. Es una ginebra valenciana que en su elaboración tiene, entre otros botánicos, la chufa. En la elaboración que nos propuso Manu entraba la degustación en crudo de unas chufas hidratadas, potenciando de esa manera ese original componente.

Para explicaros los componentes de las guarniciones que usamos en el taller mejor os ponemos unas fotos.

Por cierto aunque en la foto no se ve  también usamos lavanda fresca.

Si queréis conocer las propuestas de la noche mandarnos un mensaje.

Os dejamos, como en otras ocasiones,  la galería completa de fotos.

Una noche de Tocata

El primer taller de gintonic  en el café bar Tocata fue un evento de novedades.

En esta ocasión el director del taller, Manu Jiménez, buscaba enseñarnos las últimas tendencias en la elaboración del gintonic.

Las ginebras para mezclar fueron: Plymouth, Nº3, Larios 12, Hendricks y G´Vine Nouaision.

Se usaron además de los botánicos habituale distintas infusiones,  elaboradas por Manu,  y alguna fruta exótica.

Al finalizar la degustación los amigos de Tocata nos ofrecieron un aperitivo y nos regalaron una entrada de cine a cada uno.

¡Os esperamos en la próxima!

Os dejamos unas cuantas fotos.

Taller de gintonic en el asador Broto

El día 2 de junio se realizo otra noche de gintonic organizada por La Papila Crítica y guiada por Manu Jimenez.

La idea, como siempre, pasarlo bien aprendiendo lo que nos gusta. Sin pretensiones dogmáticas, ni explicaciones soporíferas.

En total probamos seis ginebras.

Dispusimos la sala en forma de aula para facilitar la interacción entre los asistentes y Manu.

Tras una breve introducción histórica del aguardiente de enebro y una explicación de los botánicos que se iban a emplear pasamos a que cada cual se fabricara su “perfect serve”.

Cada ginebra tuvo su introducción como elemento básico del combinado indicando sus cualidades diferenciadoras y los matices que deseabamos resaltar en la mezcla con los botánicos.

Cada asistente tenía delante estos elementos para que, libremente, combinara. Nosotros propusimos una elaboración explicando lo que queríamos potenciar o disimular.

Una vez finalizada la presentación de todas las ginebras, y con todas las copas llenas sobre la mesa, mantuvimos una animada charla hasta bien entrada la noche.