El menú de Al Capone

El pasado viernes 28 cenamos un grupo de 24 personas en torno a un menú que Al Capone tomó en Chicago de la mano de un cocinero español. Aprovechamos la cercanía de la fecha de la condena por evasión de impuestos  de Alphonse Capone  celebrando de esta manera los setenta años desde su entrada en la cárcel de Atlanta.

Presentamos la cena situando históricamente los platos, basados en la tradición siciliana, explicando los toques de modernidad del nuevo mundo que añadieron los mafiosos de la “Cosa Nostra”.

El comienzo no podía ser otro que un excelente Limoncello D´Amalfi de Bepi Tosolini elaborado solo con corteza de limón amalfitano infusionado en un buen alcohol y azucar, sin ningun aditivo. Le añadimos unas burbujas, por medio de una tónica, para darle el trato de aperitivo.

El entrante frio fue una ensalada farfalle con ahumados, vinagreta de eneldo y limón, con brotes frescos  (cebolla, esparrago y rábano) y rizo de apio.

La bresaola es un producto de la zona norte de Italia ( Lombardía) eleborada a partir de ternera que se cura durante dos o tres meses. En la América de los años 20 era un producto de lujo que trasladaba a los ricos mafiosos a su querida Italia.  Nosotros la servimos en un costrini artesano con tomates secos, tapenade y aceite de albahaca.

Como entrante caliente tomamos el clásico plato de pasta siciliano con “Le Sarde”. La pasta elegida fueron unos rigatoni. La elaboración de esta pasta, dentro de la sencillez de la receta, requiere una mesura perfecta de los ingredientes para que nada sobresalga y la estructura de la salsa exprese los productos como una suma. En los ingredientes encontramos la cebolla, el bulbo y las hojas del hinojo (omnipresente en la comida siciliana), las anchoas, las pasas, los piñones y, como no, los lomos de sardina.

El plato principal fue un ossobuco de ternera estofado y desmigado con una salsa de cacao sobre un fondo de polenta.

Antes del postre un parmiggiano reggiano aliñado con un aceite de arbequina, tomillo fresco y pimienta rosa.

Y para postre una espuma de mascarpone con confitura de uvas y menta sobre un crujiente palet breton.

Sobre la idea de lo italiano pero haciendo guiños a lo italo-americano realizamos una ecléctica selección de líquidos con la culminación en forma de grappa envejecida. En las siguiente fotos tenéis las botellas y al final el link a  la minuta con el detalle.

minuta Al Capone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s