Aceto Balsamico Tradizionale di Modena — Vino & Wine

Estoy seguro que conocéis el vinagre de Modena o Aceto Balsamico di Modena. Pero, ¿sabéis qué es el Aceto Balsamico Tradizionale? No tiene nada que ver con el vinagre de Modena al que estamos acostumbrados. Se elabora al norte de Italia, en Reggio Emilia y Modena y tiene como característica se utiliza mosto cocido. Además de […]

a través de Aceto Balsamico Tradizionale di Modena — Vino & Wine

Anuncios

¿El vino español es caro para los jovenes?

Esta es una de las cuestiones que más controversia suscita en los profesionales del vino español. Una parte del sector argumenta que el vino español es muy económico en comparación con otros países, y otra parte señala que es la “percepción” del consumidor la que hace al vino ser caro, cuando no lo es.

El pasado lunes día 12 de diciembre tuvo lugar en el Casino de Madrid la Tertulia enológica que llevaba como título “Nuevas formas de acercar el vino a los consumidores”. Estas interesantes Tertulias las organiza SWWS, en la persona de su responsable Eliseo González López.

Realmente el título de este coloquio despertó gran interés entre los asistentes, ya que no deja de ser un problema conocido en el sector del vino y de difícil resolución. Sin lugar a dudas se precisan medios, métodos y proyectos que logren incrementar el consumo del vino en España.

Nuestro país, a pesar de ser líder mundial en producción de vino, ocupa una triste 17ª posición en el consumo mundial. Este indicador es una prueba clara de que las cosas no se están haciendo del todo bien.

Entre los asistentes se defendió la postura de que el vino español no es caro. Los bares y restaurantes ofrecen en sus cartas de vino, interesantes precios que invitan a sus clientes a consumir estos vinos.

Según Carlos Mateu, que asistió como responsable de la Plataforma catasalacarta.com (un buscador mundial de expertos de cata), la valoración del precio de si es caro o barato lo fija de forma inconsciente el consumidor. En este sentido argumentó que el sector del vino no tiene la capacidad de señalar si en España los vinos son caros o baratos. Esta decisión la tiene siempre el público en general que es el que decide si en España sube, o baja el consumo de vino, en base a un sencillo patrón… su nivel cultural de vino.

catdelvino

Otro aspecto destacado que se trató, es cómo promocionar un consumo de vino y un consumo responsable entre los jóvenes como base del futuro del sector, y la influencia del precio en éste asunto. Porque… ¿podemos afirmar si el vino español es caro o no, para los jóvenes?

Para responder a esta inquietud, Carlos Mateu, abogando por la cultura del vino, señaló que se debe fijar en el espacio una línea horizontal de relación causa y efecto.

Así señaló que, “Si queremos fomentar el consumo de vino, el sector bodeguero ha de:

1º.- Organizar catas de vino para los clientes potenciales.

2º.- Ofrecer cultura de vino, enseñándoles a catar y entender el vino.

3º.- Lograr que los consumidores valoren el trabajo y el esfuerzo de los bodegueros.

4º.- Observar que gracias a los tres puntos anteriores se incrementa el consumo del vino.

Tras la consecución de estos cuatros puntos, el consumidor tendrá la capacidad suficiente, para decidir si el vino es caro o barato”.

Es un hecho claro y notorio que sin cultura de vino, un consumidor no puede comprender que una botella de vino tenga un precio de 12, 20 ó 45 euros cuando un vino de brick cuesta 1 euro.

El consumidor puede hacer la “asociación mental” de que cuando “un vino es más caro es mejor”, pero no puede valorar “cuanto mejor” y si la relación calidad precio le compensa. No pidamos al ciudadano saber de marcas o de calidades cuando no hay cultura de vino.

¿Cuántos ciudadanos españoles conocen aunque sea someramente: los principales tipos de uva (o que hay más de 600 variedades), las diferentes Identificaciones Geográficas Protegidas (140 entre Vinos de Pago, Denominaciones de Origen, Vinos de Calidad y Vinos de la Tierra), las formas de crianza de los vinos, los diversos métodos de vinificación, las temperaturas de servicio…? ¿Pocos, verdad? ¿Y cómo, – a sabiendas que son pocos -, vamos a pedirles que consuman vino a entre 2 y 4 euros la copa, cuando la cerveza es una alternativa atractiva y económica, que además cumple su objetivo de “disfrutar el momento” (o ponerse “contentillos”, y tan solo les cuesta 1 euro la caña?.

Para un joven francés, el vino español es barato,… y para un joven español es caro… ¿no influirá también en esta percepción los bajos salarios que existen en España en comparación con los que existen en Francia, y resto de países?

Otra de las cuestiones que se abordaron en la Tertulia fueron las siguientes:

  • ¿por qué en España el sector del vino no ha sido capaz de “entrar” en Discotecas y Clubs de copas, con algún tipo de vino frío, o espumoso como en el resto del mundo?

  • ¿por qué se celebran más ferias de vino para profesionales que para consumidores?.

  • ¿por qué el oligopolio de la cerveza, formado por 5 empresas, hace más publicidad en prensa, radio y televisión que 4.300 bodegas españolas?.

  • ¿por qué muchos ciudadanos desconocen que en su provincia se produce vino, y solo conocen Ribera, Rueda y Rioja?

  • ¿por qué en los bares, sus camareros, ponen cara de susto cuando se pide en la barra por ejemplo, un Pinot Noir, una Garnacha, una Syrah, o un Cabernet Sauvignon?

… ¿será por qué en España no hay cultura de vino?

Para finalizar la Tertulia, los asistentes recomendaron un consejo,… empezar todos juntos a hacer los deberes… para así lograr que España lidere el ranking de consumo mundial de vino. Se trata de un “sitio de liderazgo” que por su historia, tradición y cultura, – sin lugar a dudas-, le corresponde.

Fuente: catadelvino.com

¿Qué es la pimienta de Jamaica?

Cuando los conquistadores españoles llegaron al Caribe se encontraron con esta baya, fruto del árbol denominado pimento. Su desilusión surgió cuando comprobaron su sabor y notaron que no era la exótica y cotizada pimienta negra. Y así fue cómo adquirió el nombre de pimienta sin pertenecer a su género.

pimienta-de-jamaica

Esta confusión ha originado que su nombre haya sido interpretado de muchas maneras en diferentes países: allspice en Gran Bretaña, quatre épices en Francia, pimento en América Central o nelkenpfeffer en Europa Central.

La pimenta dioica es un árbol de tamaño mediano de la América Tropical. Pertenece a la familia del mirto y es pariente del clavo. Es un grano redondo un poco más grande que la pimienta tradicional, de color marrón rojizo y con la superficie rugosa.

pimienta-dioica

Las bayas se recolectan verdes y se ponen en planchas a secar. Posteriormente pasan a unos sacos donde sudan y de esta manera se acelera el proceso de fermentación para obtener el fruto con ese característico aspecto y aroma.

Tradicionalmente se ha considerado a la pimienta de Jamaica como la combinación aromática de cuatro especias: el clavo, la canela, la nuez moscada y la pimienta negra. Y en realidad hay mucho de cierto.

Como pariente del clavo, es rica en eugenol y otros compuestos fenólicos volátiles, con notas frescas, dulces y a madera. Estas connotaciones aparecen en un telón de fondo para mostrarnos por encima las otras sutilezas: la nuez moscada, con su terrosidad y notas ocres; la pimienta, con sus notas frescas y cítricas; y la canela, con ese misterio dulce.

Esta especia tiene aplicaciones tan dispares como interesantes si comprobamos que es  un ingrediente indispensable en la receta clásica del tomate ketchup al igual que también lo es de los arenques en vinagre.

 

Su paleta aromática la hace compañera ideal de innumerables especias y hierbas: en la mezcla turca baharat junto con el comino, el cilantro,el cardamomo y el clavo para las carnes picadas de cordero; en el berberé africano con el pimentón, el ajo, el fenogreco, las semillas de ajwain, el jengibre o la nuez moscada para sopas; o los distintos currys americanos como el de Trinidad, por ejemplo, con canela, nuez moscada, chile, jengibre o pimienta negra entre otros.

La pimienta de Jamaica es aromática, estimulante, e incluso, antioxidante.

En realidad es fácil de utilizar tanto para platos salados como dulces.

Autor: Marcos Reguera The Gourmet Journal: Periódico de Gastronomía

¿Qué es Schiedam? ¿y Jenever?

Schiedam es un pueblo holandés, a diez minutos en metro del centro de la modernísima Rotterdam. La imagen, a falta de tulipanes, es la típica que uno se espera de Holanda: molinos tan altos que harían desistir al propio don Quijote rodean tranquilos canales en los que la vida parece discurrir tranquila entre casas sin cortinas. Schiedam, hoy en día, parece una postal, pero si tuviéramos una máquina del tiempo para visitarlo a principios del siglo XIX, nos llevaríamos una imagen bien distinta. Y es que de los veinte molinos con los que contaba la localidad en 1800, sólo cuatro estaban destinados a la producción de harina para panadería o el pienso. El resto trabajaban para las doscientas destilerías de jenever de Schiedam.

Ni más ni menos que X destilerías para jenever había en S

La industria de la jenever fue decayendo hacia la primera guerra mundial, y con ella la suerte de Schiedam, aunque algunos molinos encontraron una segunda juventud procesando magnesio para las empresas de sodas que se instalaron en la localidad hasta los años treinta. Cien años después, los rastros de la jenever en Schiedam son poco marcados, y a ratos cuesta entender cómo desde aquí se encendió el fuego de la ginebra que luego prendería en toda Europa y que aún hoy en día lleva camino de no apagarse.

Todo había comenzado un par de siglos atrás. Los Países Bajos no querían importar aguardientes de uva procedientes de países católicos, y el clima frío ayudaba a producir el cereal necesario para que hubiera suficiente excedente como para destilarlo (la jenever, deletreada a veces como genever, también se produce en algunas zonas de Bélgica, Francia y Alemania). El enebro se utilizaba desde la antigüedad con fines medicinales, y la VOC, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, echaba su lazo por toda Asia y se enriquecía con el comercio de especies, que entraban en Europa por puertos como el de Schiedam. Con todos estos elementos, comienza la destilación de un espíritu de cebada y centeno malteados y aromatizados con enebro.

Antigua jenever a base de malta y centeno. Museo de Jenever Gino Van Meenen.

Aunque es bien conocida la historia posterior, de cuando jenever deriva en ginebra al pasar a Inglaterra y perder su carácter malteado, la jenever sigue siendo la bebida popular por excelencia en Holanda hasta principios del siglo XX, cuando los gustos de los consumidores se inclinan por los sabores más neutros que ofrece el alambique de columna, diferentes de los gustos más concentrados del tradicional alambique de cobre. En Escocia nacen los whiskies blended, y en Holanda aparece la jonge jenever, la jenever joven, en oposición a lo que pasará a denominarse como oude o jenever vieja. La jonge es más ligera de sabor y, allá donde la oude whiskea, podríamos decir que la jonge ginebrea. Existe un tercer estilo, el korenwinj, que contiene aún más malta que la oude.

Fuente:www.theshakerandthejigger.com 
Autora: Mar Calpena